462

Golpe de Calor en Verano

Los perros son mucho más sensibles al calor que los humanos, un día de mucha calor para ellos puede ser muy peligroso, lo que para nosotros es -UUUfff que calor no se pude aguantar! Para ellos puede ser mortal!

 

PORQUE TIENEN MAS CALOR QUE NOSOTROS? Los animales tienen más problemas que los humanos para reducir la temperatura corporal por sí mismo.

El golpe de calor conocido por todos, es una subida del calor corporal hasta tal punto que hay riesgo de daños y mal funcionamiento fisiológicos, los daños pueden ser temporales o irreversibles, cuanto más mayor sea el perro es peor.

La temperatura corporal del perro es de 39º.

CONSEJOS PARA EL VERANO Y EVITAR EL GOLPE DE CALOR EN PERROS

–     Tener siempre disponible agua limpia y fresca.

–     Estar en un espacio amplio y bien ventilado.

–     Contar con una zona de sombra amplia.

–     Darle de comer a primera o última hora del día.

–     Sácalo a pasear a primera y última hora del día, y a mediodía lo mínimo para que haga alguna necesidad.

–     Evitar que haga ejercicio.

–     No lo pierdas de vista.

–     NO LO DEJES DENTRO DE UN VEHÍCULO APARCADO

Si vas de viaje con él y el coche no tiene aire acondicionado, llévate hielo, un par de toallas y agua. En las paradas, si ves que va acalorado, moja bien la toalla y deja que se tumbe encima o que al menos ponga las patas (para las almohadillas). Puedes también de vez en cuando frotarle las almohadillas con un cubito de hielo, y el puente de la nariz.

 

SÍNTOMAS DE POSIBLES GOLPES DE CALOR:

* Temperatura interna supera los 42º.

* Astenia. Falta o decaimiento considerable de fuerzas

* Temblores musculares.

* Cianosis. Coloración azulada de piel causada por la deficiente oxigenación de la sangre

* No querer moverse.

* Respiración muy rápida o muy costosa.

* Aumento del ritmo cardíaco

* Alteración del color de las mucosas: encías, …

* Alteración en la salivación.

* Tambaleo.

Primeros auxilios

Si puede trasladarse de inmediato a una clínica veterinaria, subirlo al coche y durante el trayecto   Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no muy fría o un pulverizador de agua. NUNCA cubrirlo con toallas húmedas.

Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, las ingles y las axilas.

Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.

Si no puede trasladarse de inmediato a una clínica veterinaria: Llevarlo a un sitio fresco.

Sumergirlo en agua a unos 20º o aplicarle un chorro de agua a esa temperatura, hasta que se normalice la respiración. Cuando la respiración sea normal, mantenlo sobre una toalla húmeda.